Paisajismo en vivienda unifamiliar integrada en la naturaleza

El proyecto consistía en aprovechar al máximo el emplazamiento privilegiado de la casa, rodeada de vegetación y de vistas espectaculares.

Superficie

350 m²

Ubicación de ensueño

La casa está en orientada hacia el sur y el terreno tiene una pendiente muy marcada, resuelta con un juego de volúmenes.

Luz natural

La entrada de luz natural es el hilo conductor de las diferentes atmósferas que se crean en el interior. El color blanco y la madera son protagonistas del interiorismo, aportando serenidad y amplitud al proyecto.

Vidrio, el material estrella

Las extensas superficies de vidrio intensifican la sensación de estar inmerso en la naturaleza, a pesar de encontrarse en un espacio interior. Este material vertebra las estancias interiores y genera diferentes recorridos.

Integración con el paisaje

Los porches acontecen elementos de transición entre el interior y el exterior. Destaca especialmente el porche que da a la piscina, con una estructura que imita la morfología de un árbol y que ilustra la clara intención de integrarse en el paisaje. Esta sensación se refuerza con la piscina acabada con una pared vidriada volando, que transmite la sensación de formar parte de la naturaleza.